El giro de Trump hacia Oriente Próximo

Diego Fossati *   | 07/04/2017 - 20:35 |  | Enviar por e-mail |
slate.com
Una zona histórica de disputas entre potencias mundiales, antes entre Francia y el Reino Unido, ahora entre Estados Unidos y Rusia. Anoche tuvo un nuevo giro, producto del ataque ordenado por el Presidente de Estados Unidos.




Situación previa antes del ataque de EE.UU.

La cronología del conflicto en Siria parecería que acostumbró a Bashar al-Assad a no sufrir las consecuencias de sus acciones. El ataque con armas químicas que se realizó por orden del presidente sirio no es el primero en su mandato. Sin embargo, aquella vez en 2013, al-Assad salió incólume a pesar de que la ONU lo catalogó como criminal de guerra. El conflicto, que se inició como interno con la finalidad de derrocar al régimen, se transformó en uno de tipo transnacional; involucrando a los Estados más importantes. Rusia particularmente se abocó a evitar cualquier tipo de acción o sanción internacional sobre Siria, actitud que por momentos fue respaldada por China.

La administración de Obama, demostrando incapacidad concreta para gestionar esta crisis, osciló entre la amenaza de derrocar el gobierno y ayudar indirectamente a los rebeldes a decidir en sostener su mandato, considerándolo un “aliado estratégico” en la lucha contra el Estado Islámico. Entre disputas diplomáticas de las grandes potencias, una elección presidencial dudosa y un adecuado manejo de la prensa, Bashar al-Assad se mantuvo en el poder, sobrevivió. Pero la llegada de Trump al gobierno vino a trazar una línea clara en su política lo que modifica sustancialmente la posición estratégica de al-Assad.

Trump, desde su asunción, envió claros mensajes sobre su visión política de la región, la cual no sólo se materializó en retórica o acciones diplomáticas. A comienzos del mes de marzo, Trump envió el primer contingente terrestre de tropas estadounidenses a territorio sirio . Esta acción tuvo un componente de política interna y uno externa. El primero está relacionado con la propia opinión pública que no aceptaría mayores envíos; por lo cual Trump ordenó desplazar Marines que ya se encontraban en la región, sin necesitar siquiera autorización del Congreso. El segundo componente está vinculado al mensaje político que envío a la comunidad internacional, en particular al gobierno sirio y al ruso: la nueva administración norteamericana no mirará el conflicto de siria desde una butaca. Si bien el motivo de su envío fue el combate contra el Estado Islámico, el objetivo táctico puede ser modificado rápidamente con lo cual no es descabellado suponer que los 400 Marines pueden proporcionar apoyo al Ejército Siria Libre.


El hecho portador de futuro

El 4 de abril el mundo se conmocionó por imágenes provenientes de Siria: un nuevo ataque químico dejó un saldo de más de 80 muertos, entre los cuales también había niños.

A partir de este hecho se produjeron dos declaraciones importantes por parte del gobierno de EE.UU. La primera del propio presidente que expresó “algo debe pasar con al-Assad” y culpó directamente al presidente sirio por el ataque. La segunda declaración provino de la Embajadora ante la ONU, Nikki Haley, quien expresó “cuando Naciones Unidas fracasa consistentemente en su tarea de actuar en forma colectiva, hay momentos en la vida de los estados en los que nos vemos impulsados a actuar por nuestra cuenta”.

Al gobierno de Damasco le sobraban elementos de juicio para inferir que el ataque químico iba a ser respondido por Estados Unidos. Sumado a estos indicios proporcionados por las declaraciones del gobierno, Trump ordenó que Rusia sea informada del ataque que se iba a realizar; sin embargo esto no implica que Moscú lo haya aceptado ni, mucho menos, aprobado. De hecho, el gobierno ruso, por intermedio de su embajador ante la ONU, hizo advertir a Trump de las consecuencias de un ataque sobre suelo sirio.

El ataque

La noche del 6 al 7 de abril Estados Unidos lanzó un ataque sin precedentes sobre suelo sirio con 59 misiles Tomahawk contra Shayrat. En esta localidad tiene asiento la Base Aérea siria que, según la CIA, no sólo fue la responsable del bombardeo químico sobre Jan Sheijun, sino que además posee un arsenal listo para ser empleado.

Posibles escenarios

Es poco probable que Siria o Rusia tomen represalias directas contra tropas de Estados Unidos, esto no ocurrió prácticamente en la Guerra Fría y mucho menos ocurrirá ahora, dado que implicaría una escalada innecesaria del conflicto que llevaría a un enfrentamiento militar absolutamente dispar para Rusia en este momento.

El gobierno de Damasco seguramente requerirá más apoyo político y militar a Moscú en vistas a este nuevo giro en la política exterior de Estados Unidos, en particular ante la presencia de tropas terrestres norteamericanas en suelo sirio. Desde el punto de vista de la estrategia militar, al-Assad ahora deberá destinar recursos que controlen a estas tropas, lo que se suma a sus enfrentamientos contra el Ejército Siria Libre y al Estado Islámico. Tampoco hay que olvidar la amenaza de Turquía desde el norte, la cual dio su beneplácito por el ataque de EE.UU. Trump abrió un nuevo frente para al-Assad.
Por parte de Rusia es de esperar que refuerce su presencia militar en Siria, particularmente en la base que posee en Tartus, para evitar cualquier sorpresa contra sus instalaciones y que, además, serviría como pretexto para el envío de material de guerra al gobierno de al-Assad. Sin embargo, las primeras acciones diplomáticas ya fueron encaminadas: Rusia solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad y además suspendió la cooperación militar con Estados Unidos en Siria, catalogando de “obscena violación al derecho internacional” al ataque efectuado.

Referencias

1) El Huffington Post, “Así ha usado el régimen de Assad las armas químicas en Siria”, 5 de abril de 2017.

2) CNN en Español, “Marines de EE.UU. se suman a la lucha contra ISIS en Siria”, 9 de marzo de 2017.

3) El Universal, “Tras ataque con armas químicas en Siria, Trump dice que “algo debería pasar” con Assad”, de abril de 2017.

4) Clarín, “Choque entre EE.UU. y Rusia por la masacre con armas químicas en Siria”, 5 de abril de 2017.

5) Clarín, “Confirmado: Estados Unidos le avisó a Rusia que iba a atacar la base siria”, 7 de abril de 2017.

6) Infobae, “Rusia advirtió a los Estados Unidos sobre las "consecuencias" de una acción militar en Siria”, 7 de abril de 2017.


El artículo fue publicado originalmente por el autor en diefossati.wordpress.com

* Analista y académico especializado en Medio Oriente. Docente universitario en la Universidad del Salvador (Argentina), Licenciado en Relaciones Internacionales y maestrando en Estrategia y Geopolítica (UNDEF).

  • Twitter
  • Facebook
  • Delicious
  • Linkedin